11 Skip to content
Tienda online de artículos con superheroes | TIENDADESUPERHEROES.COM

RESEÑA: OKSI de Mari Ahokoivu es un libro de cuentos en llamas


oso manos cara oksi cubiertaOK si
Historia y arte de Mari Ahokoivu
Traducido por Silja-Maaria Aronpuro
Publicado por Levine Querido

Aquí está la historia de una hija que elige bailar en las sombras del bosque. La historia de su hija, si el oso es la finalidad violenta en el centro del ciclo de la naturaleza del nacimiento, la muerte, el renacimiento dado forma, el fuego es un refinamiento adicional de esa historia. Abuela cielo, tutora oscura, cuando dije sombras lo decía en serio, bocas abiertas, dientes en lugar de ojos cortados a través de la tinta, el que tiene los huecos por encima de las caderas encontrará su camino hasta los pies de cualquiera. Una máscara miserable más deseada de lo que era, los brazos negros de los árboles se extendían a través de la nieve para abrazar a los no deseados. Es una pesadilla de cuento de hadas de la más alta calidad, una sincera lección de historia escrita en llamas, un poema. Mari Ahokoivu ha combinado mito y maternidad en su novela gráfica OK si, y me arruinó.

Creo que un vistazo a una librería clasificaría esto como YA, dependiendo de las páginas que se encuentren, la estética, el editor, pero ese le da al lector (el ‘usted el lector’ que no está leyendo esto) ese engaño, conmoción, Skibber-Bee-Bye, cuando las cosas dan un giro hacia los mitos de la creación y rompen corazones / derraman sangre. No estaba preparada para la brutalidad que venía de un libro que estaba ilustrado en el estilo de una galería de arte muestra una paleta de pintura sofisticada estacionaria hecha a mano, incluso si estaba familiarizado con, ya sabes, lo que hacen los osos cuando no están durmiendo. lindo. Sin embargo, creo que la magnitud de mi conmoción habla más de mis ideas preconcebidas como consumidor que de una elección hecha por el autor. Definitivamente hemos pasado el punto en el que lo lindo y lo aterrador son estéticas separadas: el contraste de su combinación hace que las historias sean buenas y malas, pero definitivamente también está establecido. Hay algo diferente en OK si eso es difícil para mí señalarlo. No es que no sea consistentemente dulce y lindo, lo es. Ahokoivu utiliza técnicas arraigadas en las habilidades y la estética del pincel vintage que le dan al arte la edad, así como la suavidad, un alma de oso joven y vieja, y en esa época hay una oscuridad penetrante que se revela en la lectura.

El lavado de carbón tormentoso tiene todo el poder de las historietas en blanco y negro, pero dentro del personaje y el paisaje, Ahokoivu logra capas de oscuridad, humo y sombras. No hay muchos otros artistas haciendo este tipo de combinación de géneros. Zao Dao, Emily Carroll – y nadie lo hace como OK si es. Amélie Fléchais ‘ el trabajo en el folclore reinventado es el Guardapolvos a Ahokoviu’s Jaulas. La curva en el pincel es el tipo de expresividad que solo proviene del control, las fuertes líneas de contorno cuentan el estilo de la historia tanto como lo hacen las capas vaporosas de pintura (así como su ausencia absoluta como la nieve y el vacío). Los osos, los espíritus y las criaturas son todos tan suaves y simples, títeres de sombras cortados con una sierra de cinta tanto como con un pincel, los ojos son puntos blancos, poderosos y perfectos, sin líneas fuera de lugar. Más trabajados son los árboles que bordean los paneles o flotan detrás de la acción. El bosque es el fantasma acariciado en monocromo que complica las cosas. Es limpio y silencioso, inocente incluso, una mirada linda, un libro de twee. Solo un oso negro en la nieve, algunos cachorros, algunos animales, cielo nocturno, estrellas, penumbra. Por no hablar de la aurora boreal.

Pobre fuego y hoja mágica de oro.

Blanco y negro, oro por magia, rojo juega el papel de la sangre con episodios ocasionales de intrusiones ardientes e impredecibles de auroras boreales. La corteza blanca y la nieve enmarcan la escena. Ahokoivu es un ingenioso constructor de canalones invisibles. Este fue uno de los elementos que inmediatamente me habló cuando tomé el libro. Estoy lo suficientemente metido en el viaje de los cómics que la omnipresente jaula de paneles rejilla todo cada vez (o peor aún, contarlos, locura) me ha causado suficiente fatiga visual que las historias contadas a través del arte secuencial que lo hacen de una manera diferente, sin reconstruir, de inmediato. ir a la cabeza de la clase. Podrías poner cuadrados alrededor de lo que hizo Ahokoivu en OK si; a veces lo hace.

A menudo, cada momento o panel o lo que sea está aislado en blanco, como una taza transparente que se llena de arte, el terrario crece dentro de una campana invertida. Los ángulos reales se forman alrededor de los ritmos cuando la historia exige patrones, severidad o austeridad. Lo que siempre está ligado es el lenguaje de la magia. El habla se adhiere a los bordes de la cola, los globos se convierten en pergaminos, cuando el negro se convierte en oro se revela la historia, una historia real contada. Las runas de la palabra dorada bordean la página y la historia se convierte en la misma, una verdad dorada contada sobre el misterio antes del nacimiento del oso, antes de que el fuego hiciera preguntas. Seriamente, letras de oro es igual a la magia hablada está funcionando es una comunicación visual tan simple, instantánea y efectiva, puro poder de cómic. yo dije OK si es vintage, pero realmente la toma es fresca.

oksi insomne ​​pobre niño fuego

La lectura cambia a medida que se lee. Los cambios regulares de perspectiva cambian los roles de los dioses y sus hijas del bien al mal, del salvador al antagonista. El oso y el fuego, el cielo y el bosque, es el folclore finlandés, antiguo y frío. Pero lo que se siente es menos los hermanos Grimm o Charles Perrault y más apócrifos místicos y gnósticos del evangelio. Historias de Génesis donde ángeles y demonios son formas que se ven en la piscina. ¿Son las imperfecciones de la creación un reflejo de su origen o del medio a través del cual se experimentan? De estas desviaciones surge una perspectiva más compasiva que la de la naturaleza (pero aún en sintonía con ella).

Los sacrificios que nos parecen injustificables son precisamente lo que theoi proteroi hacer el uno al otro. Las familias de los dioses se destruyen a sí mismas, el panteón presente arrasa el pasado sin pausa. Por otro lado, la escritura de Ahokoivu es siempre humana. Leer sobre la blasfemia es una cosa y presenciarla es otra, y OK si es una lucha por la vida. Hay duras consecuencias por ejercer el poder de manera irresponsable, junto con la comprensión de que los poderosos establecen las reglas contra las que jugamos. La vida de una madre, la suya propia y un juego entre el cielo y la tierra. ¿El poder crea con expectativas e intenciones, pero sin guía? Ocurre una desviación. ¿Pero eso también es bueno? El folclore es excelente para decir verdades amplias con detalles crípticos e insondables. Defectuoso, si así es como quieres llamarlo, lo temporal es aún mayor que lo infinito. Lo que debe terminar, termina y, particularmente en estas páginas, incluso si es lo mejor, todavía te aplasta el corazón.

¿Quién puede decir qué es lo mejor? ¿Qué saben la hoja, el oso y la llama de la inocencia? La naturaleza se resigna, lo hecho, hecho está. Se trata de la tutela frente a la paternidad. Una metáfora convertida en materia, todavía en su mayor parte metáfora. La luz es el extinguidor de la oscuridad y cómo las sombras encuentran su definición. El fuego es el motor de la creación, es un consumo irreversible, está en casi todas las páginas, pero los momentos cálidos son fugaces, OK si es más frío que la nieve. La historia es un presentimiento interminable, los espléndidos ositos y el dulce niño fuego y su ineludible atmósfera de inminente perdición.

Un libro para más de los que se atreven a cuestionar a Dios. Rituales rotos abren la puerta del cielo con magia, las hojas soplan en la isla de los muertos, y depende de nosotros honrar a los que han fallecido, el mundo se olvida y los dioses tienen sus razones. ¿Por qué incluso nacimos? ¿Alguna vez has mirado la aurora boreal? Una historia familiar, el viejo cuento de niños perdidos en el bosque y los cuentos más antiguos todavía sobre cosas más antiguas, contados como un cuento popular, sencillo, duro y verdadero. Mari Ahokoivu (y Silja-Maaria Aronpuro, quien tradujo la edición en inglés para Levine Querido) Creé un libro que he leído más de una vez, pero aún no lo suficiente como para poner definitivamente en palabras lo que significa para mí. OK si es tan hermoso como destripador, imagino que pronto volveré a esos bosques.


Publicado por Levine Querido, Mari Ahokoivu’s OK si está en las tiendas ahora.



Fuente

error: Content is protected !!