La hija de un desarrollador de Pokémon, escondida en Pokémon Rubí y Zafiro

Pokémon Rubí y Zafiro

Pokémon Rubí y Zafiro

Game Freak ofrece novedosas criaturas con cada nueva generación

A lo largo de todos estos 25 años, la franquicia Pokémon se ha ganado la reputación de ser una de las mejores sagas en la historia de los videojuegos. Una de las características más relevantes de la marca, es la continuidad en las listas de monstruos de bolsillo introducidos en cada nueva generación. Game Freak ha trabajado todo este tiempo para ofrecer a los jugadores novedosas e interesantes criaturas para que las capturen y añadan a su equipo. 

El aire fresco que se respira en cada nueva generación de Pokémon es, sin lugar a dudas, un mundo que a todos nos llama la atención explorar. Con la llegada de Pokémon Rubí y Zafiro en 2002 para Game Boy Advance, la Pokédex regional no dejó indiferente a ningún fan y seguidor de la franquicia. La tercera generación no sólo amplió la lista, sino que además trajo consigo algunos de los Pokémon más fuertes de generaciones pasadas.

Para aquellos que disfrutaron de la época de Pokémon Rubí y Zafiro, también conocerán el gran salto visual y actualizaciones gráficas que brindaron en comparación a otras entregas. Es imposible no guardarle un cariño especial a estos dos títulos, pero quizás uno de los aspectos más interesantes es la gran cantidad de detalles que hemos dejado pasar desapercibido. 12 años después del estreno, descubrimos que la hija de Junichi Masuda apareció en el juego. 

Kiri es un NPC que se puede encontrar en la ciudad de Arrecípolis

De acuerdo a las palabras escritas a través de una cuenta fan de los secretos de Nintendo en Twitter, dos meses antes de que se lanzaran Pokémon Rubí y Pokémon Zafiro, la cónyuge de Masuda dio a luz a una pequeña niña que decidieron llamar Kiri. Así fue como en las últimas fases de desarrollo el director decidió añadir a su hija en el juego.

“Hay una chica llamada Kiri en la ciudad de Arrecípolis… Casi al final del desarrollo del juego, pedí incluirla sin que mucha gente lo supiera”, explica Masuda. Pero, ¿cuál es el motivo que lo llevó a esconderlo? El director sigue explicando que Kiri es el nombre de su hija que nació en septiembre y que en ese momento los juegos estaban casi terminados, pero que todavía quedaban muchas decisiones por tomar. 

“Mientras estaba al lado de mi mujer, que estaba dando a luz a mi hija, recibía mensajes en el móvil como: ‘La función de yada-yada va a ser así, ¿vale?’. En muchos sentidos fue una experiencia llena de tensión”. Así pues, podemos encontrarnos a una niña llamada Kiri que nos ofrecerá dos bayas todos los días.




🗡️ Fuente

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. política de cookies, pulsa el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies