Kojima quería que olieras la sangre en uno de sus juegos

kojima

Hideo Kojima

Son muchos los directores de videojuegos que nos han demostrado tener una gran capacidad para desarrollar videojuegos únicos. De hecho, es posible que ya solo con leer esta primera frase ya haya acudido a tu mente algún gran creador de videojuegos. Pero uno de esos que siempre ha logrado fascinarnos, ya sea para bien o para mal, es Hideo Kojima, reconocido por la franquicia Metal Gear, su última obra Death Stranding y sus extravagantes detalles en cada una de sus obras.

Y es que, hayas jugado o no a alguna de sus obras, Kojima se ha dado a conocer a nivel mundial, adquiriendo un gran reconocimiento por sus rupturas de la cuarta pared y su gran capacidad para implementar mecánicas que parecían totalmente imposibles. Y si bien podríamos tener una larga lista de sus ideas más memorables, vamos a hablaros de un plan que tuvo para uno de sus primeros videojuegos como director pero que, lamentablemente, no encajó demasiado bien.

Esta extravagante idea venía con intención de ser capaz de transmitir al jugador sensaciones cercanas al juego

Hablamos de Snatcher, un videojuego de aventura con trama cyberpunk que fue escrito y dirigido por el propio Kojima. Si bien la propuesta del juego ya puede resultar llamativa, y fue realmente disfrutada en consolas, el director no pudo evitar tener nuevos planes cuando la versión para PC estaba en marcha.

Artículos

Snatcher

Kojima tenía un plan para dar un aroma único a los disquetes del juego

Mientras el juego se encontraba en desarrollo, Kojima acudió a proponer su idea. Y es que, con un juego relacionado con sangre y un gran misterio debido a un arma química que trae la muerte consigo, el creativo japonés quería darle cierta realidad. Por ello, propuso cubrir los disquetes con un químico que, al calentarse debido a su uso en el ordenador, fuese capaz de desprender olor a sangre.

Con este olor quería que los jugadores sintiesen que estaban presentes en la escena del crimen

¿Cuál era su intención? Quería transmitir al jugador la realidad del juego, quería hacerles sentir que se encontraban en una escena de crimen mientras jugaban. Si bien esto ya puede parecer suficiente, no era la única peculiaridad de este químico, sino que además este, con el calor, desvelaría un mensaje que el jugador podría utilizar para resolver uno de los puzles que se encontraría en el juego.

Como puedes suponer, pese a lo peculiar que puede resultar la idea, no acabó de cuajar y, finalmente, fue una de tantas ideas de Kojima que quedó en el aire. Eso sí, demostrando una vez como su mente es capaz de dar vida a planes que, posiblemente, de él no proponer jamás llegaríamos a imaginar que fuesen posibles.


🗡️ Fuente

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. política de cookies, pulsa el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies